Puesta a punto del equipo

Empezamos temporada ¡Por fin!

Después del invierno, de dejar colgadas las botas de esquiar (que este año todavía nos está dando tregua), volvemos a poner los ojos en el mar… nuevos viajes, nuevos destinos, cercanos o lejanos.

Nos aventuramos en organizar ese viaje soñado o en otros casos hacer pequeños viajes de fines de semana por la geografía española. Hay algo que tendremos que hacer,  para que esa primera salida, sea  todo lo exitosa que deseamos.

¿Lo adivináis? Seguro que sí….. Revisión completa del equipo

Cuando digo completa es completa, y no debo dejar nada al azar o por suposición, pensar que hay cosas que están perfectamente conservadas,  porque tienen poco tiempo de uso.

Cuando damos por terminada la temporada y guardamos nuestro equipo tenemos que tener en cuanta una serie de acciones a la hora de su almacenamiento hasta la temporada siguiente (en caso de no bucear todo el año).

En primer lugar que todos los componentes estén limpios y secos (parece obvio pero no siempre es así). No hay nada que no solucione un buen jabón líquido en la lavadora.

Guardamos el traje de neopreno colgado o utilizando una forma de doblaje específica (doblar piernas y brazos en la parte posterior y empezando por las rodillas empezar a enrollar hasta el cuello), evitando así dobleces innecesarias y marcas molestas. El traje seco como recomiende su fabricante, en cada caso puede variar.

El chaleco lo colgaremos en una percha una vez que lo hemos endulzado no solo por fuera sino también por dentro y lo hemos dejado más tiempo para su secado completo, evitando que no se quede humedad por dentro.

El regulador lo colocaremos de tal manera que no se doblen los latiguillos, enrollando de manera circular. La máscara en su caja, las aletas sin doblar ni presionadas.

Cada uno tendrá su forma de hacerlo pero es importante tenerlo en cuenta porque de eso dependerá que el equipo tenga más vida útil, y no haya que renovarlo tan a menudo.

Volvemos a sacar ahora el equipo y lo más importante a parte de verificar que todo está en perfectas condiciones es hacer nuestra revisión del regulador (tal y como marca el fabricante).

¿En que consiste una buena revisión?

Desmontar y limpiar tu regulador para dejarlo como nuevo, cambiar todas las partes de las primeras y segundas etapas, lubricación, revisión de latiguillos, medidor de presión y calibración,  entre otras cosas a valorar.

Asegurarnos de llevar también, juntas tóricas, grasa de silicona, comprobar que la hebilla de zafado rápido esté en perfectas condiciones y alguna llave inglesa, allen  y alicates (siempre vienen bien). También todas las piezas de sujeción que necesitemos para nuestro octopus y aquellas que sujeten , cual árbol de navidad, todos los artilugios colgados de nuestro jacket.

Y por supuesto comprobar nuestra documentación, seguro anual y reconocimientos médicos pertinentes.

Ahora solo queda disfrutar, quedar con los amigos y los que quedan por conocer y compartir experiencias y sensaciones con todos aquellos apasionados del mar.

Prepárate para vivir la temporada de tu vida, donde las sensaciones y las maravillas del mar te están esperando… ¿Te lo vas a perder? Vámonos…..

Anuncios

ESTAR AL SERVICIO DE …

¿Qué connotaciones tenemos cuando leemos esto? ” Estar al servicio de…”

Comienzo hoy mi blog, siendo consciente de que puedo levantar alguna voz, pero no puedo dejar de ser coherente conmigo misma ni con mis valores en el ámbito pedagógico a la hora de enseñar aquello que me apasiona y de lo que intento saber cada vez un poco más.

Fiel al aprendizaje constante, considero que nunca se deja de aprender, nunca se deja de tener inquietud por aquello que nos llena y que nos hace participes de nuestro propio  entorno y del entorno de los otros. Inquietud por aquello que nos conecta con los demás y nos acerca en emociones, sensaciones y sentimientos, haciendo que nuestro avance y crecimiento sea el mejor posible, una evolución constante de la que somos protagonistas absolutos.

Ya lo decía Einstein, y sinceramente esta frase me acompaña a todas partes, poderosas palabras que todos los que deciden enseñar deberían integrar y practicar.

“Todos somos genios. Pero si juzgamos a un pez por su habilidad para trepar un árbol, vivirá toda su vida creyendo que es estúpido”  Einstein.

Cuando hablo de “estar al servicio de …”, hablo de poder ofrecer a los demás nuestras enseñanzas, nuestra  experiencia, nuestras técnicas  y nuestro corazón.

Para enseñar hay que tener paciencia, mucho cariño, empatía, generosidad, humildad y otras tantas cualidades y habilidades. Unas se aprenden y otras las llevamos cada uno dentro, y tienen que ver con nuestra vida, con nuestras elecciones personales.

Cansada de ver como llegan alumnos, a los que en la tómbola les tocó un instructor sin  empatía, con mucha prisa, sin paciencia y sobrado de ego, lleno de sabiduría y con el falso poder de decidir, quien vale o no para la práctica del buceo, en este caso.

Seamos conscientes de que la persona que viene a nosotros, es única, con sus miedos y sus fortalezas, con sus limitaciones y sus ilusiones, con sus cielos y sus infiernos. Cada uno, nos da su confianza y pasamos a ser algo tan hermoso como sus instructores, en una actividad que puede suponer romper muchas limitaciones y superarse a si mismos.

¿Somos conscientes del daño que podemos hacer, si no prestamos a cada persona la atención que necesita?

¿Quienes somos para juzgar a los demás?

¿Quién decide quién puede o no puede?

Estamos al servicio de nuestros alumnos, y de todas aquellas personas que confían en nosotros para poder desarrollar la  actividad de la mejor manera posible en un entorno seguro y por supuesto cercano y profesional.

Somos una herramienta más del desarrollo personal, que lleva a la persona a otro nivel.

CLUB DEPORTIVO BUCEO MIDFULNESS

Ahora si que sí! 
El jueves, día 1 de febrero de 2018 tenemos la presentación del CLUB DEPORTIVO BUCEO MINDFULNESS, con toda la ilusión y las ganas de compartir con vosotros esta nueva andadura, esperamos que sea un Club de todos y para todos, donde compartir, opinar, mejorar y sobre todo crear actividades de conocimiento y disfrute.
Colaboran con el Club grandes profesionales que podréis conocer de diferentes sectores todos relacionados con el mar, tenemos buceo Técnico, Profesional, Biología, Arqueología, etc.,…

Todavía tenemos seminarios por desarrollar y quien sabe? Podrías ser tu el encargado de llevarlo a cabo? No quiero desvelar más hasta el día 1 que nos encontremos.

Agradecer sobre todo al Restaurante El Viejo Chamartín, ( c/ General Yagüe, 6 -pasaje. Madrid) que desde el primer momento tuvo la buena disposición de proporcionarnos el espacio , para poder desarrollar nuestra actividad quincenal con muchas sorpresas.
Si no lo conocéis es hora de degustar su carta, su trato exquisito y las múltiples opciones que nos ofrece.

vemos para burbujear!!! Que no te lo cuenten, ven y participa.

 

cartel 1 de febrero

Escuchar el silencio

¡Cuanto ruido!      ¡ Sin parar!

Constantemente en todas partes, ruido , ruido y más ruido.

Podríamos catalogar el ruido, como ese sonido no deseado que nos acompaña las 24 horas del día en diferentes formas. En formas impersonales y temporales, en personas que se dejan llevar por determinados factores y hacen del ruido su forma de vida, en nuestros propios ruidos internos, en forma de pensamientos negativos y los tan famosos “tengo que hacer esto”, “tengo que hacer aquello” ” que pensarán de mi si no hago …”.

Rodeados de infinidad de ruido, no sabemos apreciar el silencio. El silencio también tiene su sonido relajado y lleno de paz que te ayuda a conectar contigo mismo. ¿Por que tenemos miedo al silencio? o quizá la pregunta sería ¿ Por qué tengo miedo a encontrarme conmigo mismo? .

¿Necesito huir de mi a través de las ocupaciones sin dejar ni un minuto para escucharme y reconocerme?

El silencio nos ofrece la posibilidad de vernos a nosotros mismos, a observar y disminuir nuestro diálogo interno para ver que hay detrás. Para ver desde la observación la forma de poder trascender nuestros pensamientos y nuestros juicios.

Cuando cerramos los ojos, no dejamos de ver, vemos más nítido y son mas reales las sensaciones que experimentamos y las experiencias presentes que estamos viviendo en ese momento. Cuando nos centramos en nosotros a través de los beneficios que nos ofrece el silencio conectamos con nuestro SER.

BUCEO CON MINDFULNESS DIBUJOAceptamos  que formamos parte de un todo mucho mas importante que nosotros mismos, siendo a su vez un eslabón fundamental  en todo el proceso.

Volviendo a los orígenes, volviendo a agua, se intensifican esas sensaciones y el silencio está acompañado por la fuerza del movimiento pausado y rítmico del mar.

Cuando escuchas y experimentas el SILENCIO  y  te encuentras contigo, tu cuerpo cambia y  entonces empiezas a ver con los ojos del ALMA

La paz del azul

Es curioso encontrar buceadores, que como si de un “mantra”se tratara, coinciden en que es, en el azul, donde encuentran la paz necesaria en su vida, y a la que vuelven cuando la otra vida ( la de las obligaciones) les da un respiro.

Volvemos a la ingravidez, al respirar profundo y tranquilo, a la libertad de sentir que formamos parte de esa inmensidad llamada océano, siendo insignificantes, pero una parte clave y fundamental de la vida.

Volvemos al descubrimiento de especies, plantas, algas e invertebrados de múltiples colores observados en su entorno y nos convertimos en eso, en meros observadores de una biodiversidad de la que somos responsables. Encargados de cuidarla y protegerla para el disfrute de todos.

En definitiva volvemos a nuestro origen, el agua, al nacimiento de la vida. Nuestro hogar hace millones de años.

Somos buceadores que se sienten en paz y libres en este azul nuestro, cercano o lejano, que mas da, lo importante es tener la fortuna de pertenecer a algo tan maravilloso que nos hace conectarnos con nuestra esencia, que nos hace sentir tan profundo y conocernos mejor.

Cuando esa conexión se produce en cada inmersión, algo en nosotros va cambiando y en esa conciencia, está el disfrute pleno creando un vínculo mágico y especial con nosotros mismo y con el mar.

Es una pasión que hasta hoy, solo he experimentado en el mar. ¿Quieres probar?